Archivo de la etiqueta: Plumilla berciano… en Madrid

Toño Criado, Lambrión Chupacandiles 2018

El colectivo de Periodistas y Comunicadores Bercianos en Madrid, que nos autodenominados Plumillas Bercianos, hemos concedido el premio Lambrión Chupacandiles 2018 a nuestro compañero Toño Criado. La entrega del mismo la realizamos ayer, en nuestro décimo encuentro de Comunicadores Bercianos en Madrid. Y por décimo año consecutivo, también queríamos haceros partícipes del evento a todos los lectores de este blog, Plumilla Berciano.

Lambrión Chupacandiles 2018. Plumilla Berciano

De izda. a dcha: Toñi Ricoy, Sara Rodríguez, Toño Criado y Juanma G. Colinas. Fuente Imagen: Irina RH.

Un acto, celebrado en el restaurante Prada A Tope de Madrid, que contó con más de una treintena de periodistas y comunicadores de la comarca, que nos congregamos para otorgar la ya séptima edición nuestro galardón, con el que distinguimos a personalidades relevantes del Bierzo que llevan a la región por bandera y que contribuyen a su promoción y la de sus valores.

Sigue leyendo

¡Plumilla Berciano cumple 10 años: décimo aniversario!

¡Estamos de cumpleaños! ¡El décimo! Este blog, Plumilla Berciano, cumple, en estos momentos, 10 años.  Como cada 16 de septiembre, estamos de celebración. Y, en esta ocasión, no podemos ocultar que es por todo lo alto, porque, poco a poco, y con la intención de no hacer mucho ruido, hemos llegado a alcanzar la nada despreciable cifra de una década. Desde la misma ciudad donde nació la bitácora, con aquel memorable nombre de “Plumilla Berciano… en Madrid”, continuamos intentando ofrecer una genuina visión del Bierzo desde el exterior, con este prisma madrileño -además de otras temáticas más personales que dan lugar a ese pretendido, ya a partir del inicio, cajón de sastre-. Por ello, desde aquí, os felicitamos y damos las gracias a todos, por hacerlo posible, como, por otra parte, ya es tradición. Una tradición de 10 años.

Hace exactamente 10 años que os saludaba por primera vez desde estas líneas y que me presentaba, escribiendo, con mucha morriña, que hacía 2.908 días que me había ido de casa. A esa cifra hay que sumarle hoy 10 años más, es decir, 3.652 días. Estos son los que tiene de vida Plumilla Berciano. Si hacemos cuentas, actualizando el dato una década después, hoy han pasado ya 6.560 días desde que me fui de Toreno a estudiar a Salamanca. Está claro que se acerca inexorablemente el ecuador que marcará el límite entre el tiempo que he vivido en el Bierzo y el que lo he hecho fuera. En junio de 2016 hacía alusión a esto mismo durante el pregón que tuve el privilegio de dar en mi pueblo, Toreno, durante las fiestas patronales de San Juan. Lo que comenté por aquel entonces, todavía sigue vigente, pues aún he vivido más en Toreno, que en el resto del mundo. Pero por muy poco. El 1 de octubre de este 2018 se cumplirán 18 años desde que me tuve que ir del Bierzo. En ese momento habré vivido 18 en el Bierzo y 18 fuera. Aunque todavía me quedarán unos pequeños cartuchos como licencia, pues, en realidad, en Toreno viví 18 años y casi 7 meses. Pero, a lo que vamos… más pronto que tarde, llegará ese momento. Estoy convencido de que muchos de los que os habéis tenido que ir del Bierzo -o de vuestro lugar de nacimiento, porque no todos los lectores sois bercianos- sabéis de lo que os hablo. Tengo el presentimiento de que no soy el único que, de vez en cuando, tira de calendario y calculadora. Y eso que yo estoy relativamente cerca, pues Madrid está a un paso. Y más que lo estaríamos los que residimos en la capital si alguna vez llegase el ansiado AVE.

No obstante, casi mejor dejar de hacer cuentas por unos instantes y disfrutemos de este momento, del festejo de este aniversario y del repaso a toda esta década. El 16 de septiembre de 2008 me presenté ante todos aquellos que no me conocíais, en la primera entrada de Plumilla Berciano, para, posteriormente, daros a conocer mi blog, en una breve declaración de intenciones. Aunque, con el tiempo, también creé una página de bienvenida y un apartado de quién soy, para organizar  mejor la información. Desde ya ese famoso 16 de septiembre de 2008, hemos vivido momentos muy emotivos y disfrutado de distintas experiencias. Hemos pasado etapas verdaderamente prolíficas, con más actividad, y otras, un poco más relajadas. Pero, aquí seguimos. A vueltas con el tópico, parece que fue ayer, pero, la realidad, es que da vértigo mirar atrás, tanto por todas las entradas generadas, como, incluso, por el inevitable paso del tiempo. ¡Nos hacemos mayores!

Plumilla Berciano 10 aniversario

Una década de iniciativas

Quizá la iniciativa con mayor repercusión de Plumilla Berciano en estos 10 años es la Ciberbotillada. Ese peculiar concurso con el que comenzamos a regalar 10 botillos del Bierzo entre todos los lectores, que se nos fue de las manos en todos los sentidos, y con el que en 2018 hemos logrado entregar la nada desdeñable cifra de 100 piezas del embutido rey, e, incluso, conseguir que muchos de los premiados los recogiesen personalmente en el propio Bierzo, viajando desde fuera de la comarca. Además, fue el primer proyecto, sólo 3 meses después del nacimiento de Plumilla Berciano, por lo que ya ha llegado a las 10 ediciones, en esta última edición, entre diciembre de 2017 y enero de 2018.

También merece especial mención Bercianos X El Mundo, esa sección que si bien la Ciberbotillada es la pionera, la bandera e imagen más visible del blog, BXM es el alma. Precisamente, aunque ya lo sabréis, para celebrar físicamente este décimo aniversario de Plumilla Berciano y también de BXM, estamos organizando el Primer Congreso de Bercianos X El Mundo, que llevaremos a cabo en Toreno el sábado 6 de octubre. Es la excusa perfecta para que nos demos cita, en persona, todos los lectores del blog que integran esta pequeña gran familia que puedan, mientras homenajeamos a los protagonistas de este apartado del blog y a otros Bercianos X El Mundo que deseen participar.

Sigue leyendo

Noveno encuentro de Plumillas Bercianos en Madrid

Hoy, día de Santa Bárbara, toca entrada doble.  Iba a mezclar y simplificar los dos temas en un post, pero ambos tienen la suficiente importancia para tratarlos por separado, por lo que, si no os importa, nos vais a permitir hacer doblete. Confío en no saturaros, pero, bueno, el exceso de hoy, que sirva para equilibrar las épocas en las que hay menos publicaciones. Esta mañana tocaba felicitar la festividad de la patrona de los mineros. Ahora, seguimos con celebraciones. Esta vez la de los periodistas y comunicadores bercianos en Madrid, que esta noche llevaremos a cabo, por noveno año consecutivo, nuestro encuentro anual de “Plumillas Bercianos”, colectivo de comunicadores que nos autodenominamos así-debido a nuestra profesión, a nuestra procedencia y a que la iniciativa de reunirnos surgió en este blog, Plumilla Berciano-. Hoy quedamos para cenar y para entregar nuestro premio: el Lambrión Chupacandiles.

Premio Lambrión Chupacandiles

Hace apenas unas horas madrugábamos con la noticia de los 3 oros conseguidos en el Campeonato del Mundo de Halterofilia, que se está celebrando en California -EEUU-, por nuestra paisana Lydia Valentín. Ella fue nuestra Lambriona Chupacandiles 2016, hace un año, por estas mismas fechas.

Juanma G. Colinas, Lydia Valentin y Pepe Carralero. Foto: Benito Ordoñez

Hoy, aunque Lydia no podrá asistir, por razones obvias, cederá el testigo al premiado de 2017, el humorista Leo Harlem, natural de Matarrosa del Sil. El motivo: sobran las palabras, pues Leo lo tiene más que merecido. Pero, por resumirlo, “por su gran trayectoria profesional, así como por llevar siempre al Bierzo por bandera y contribuir a su promoción y a la de sus valores”. Es decir, las razones por las que lo premiamos a él y al resto de “lambriones” precedentes. ¡Y ya van 6! Cabe recordar que la lista la integran, además de la mencionada Lydia Valentín -2016-, el pintor José Sánchez Carralero -2015-; el periodista Mario Tascón -2013-; el empresario José Luís Prada -2012– y un servidor, Juanma G. Colinas -2011-, que me lo dieron mis compañeros, a traición y con alevosía, además de con la evidente nocturnidad, sin yo saber nada-. Sigue leyendo